lunes, 30 de septiembre de 2013

La lengua de la palabra 1.
Máscaras.

Cuando un día –de súbito-
entré al mercado de los besos,
descubrí con horror que no tenía rostro

Me encontré en el piso una manzana y me la puse
y las bocas de las niñas me rodearon,
pero luego de comerme el rostro me dejaron solo

Me encontré en el piso una caja de cigarros y me la puse
y las bocas de las niñas me rodearon,
pero luego de fumarme el rostro me dejaron solo

Me encontré en el piso una canción y me la puse
y las bocas de las niñas me rodearon,
pero luego de cantarme el rostro me dejaron solo

Cuando un día –de súbito-
salí del mercado de los besos,
descubrí con horror que ya tenía rostro,
y que éste estaba hecho
de cenizas de manzanas
de semillas de cigarros
de pisadas de canciones en la arena.


-A.G.

2 comentarios:

  1. Hermoso poema, bienvenido.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maravilloso!
    Un abrazo desde el mar Tigre. Besos

    ResponderEliminar